Hobbies, Roleplaying Games

10 Tips para narrar juegos de rol

bill-sienkiewicz-dungeons-and-dragons

Para ser genéricos (porque ésto puede aplicarse a cualquier setting/sistema) utilizaremos el término narrador (sí, Wizards of the Coast, sabemos que no podemos usar Dungeon Master sin tu permiso). Pero vayamos al grano: ¿Qué es lo que hace a un buen narrador de juegos de rol? Si evitamos lo obvio, como tener libros de reglas y dados, les ofrezco diez tips que son bastante útiles, tanto para narradores novicios como veteranos.

1. Muestra, no digas

Este es un tip que utilizan con frecuencia los escritores (los BUENOS escritores) y que se ajusta al mundo de los RPGs como un guante. Un buen narrador da pistas y claves de lo que está pasando. Es mucho mejor citar al NPC que está peleando contigo a decir “este personaje está molesto contigo”. Para los jugadores es mucho más interesante y llamativo que crees una atmósfera usando los cinco sentidos, a diferencia de simplemente decir que “están en un lugar maligno”. Oscuridad, frío, y el olor a sulfuro (por más cliché que sea) siempre dan la impresión de maldad. Utiliza adjetivos que evoquen sensaciones en los jugadores, pero deja que sean ellos los que descifren el entorno.

2. Deja que fluya el “roleo”

Evita a toda costa interrumpir la interacción entre dos personajes, o peor aún, entre un PJ (Personaje Jugador) y un PNJ (Personaje No Jugador), para ponerlos a lanzar dados. Esto traerá aburrimiento instantáneo a tu mesa y mantendrá a los jugadores “fuera de personaje”.  Una vez que los jugadores agarran los dados, dejan de ser personajes. Adicionalmente, deja que los jugadores hablen lo máximo posible. No sientas la necesidad de responder a todo lo que digan.

3. Se justo y consistente

Esto es tan obvio, y a la vez tantas veces ignorado. Para empezar, las reglas deberían aplicarse uniformemente. Si, como narrador, te das cuenta de que una regla se ha malinterpretado con anterioridad, no esperes hasta que se vuelva a usar para hacer notar este hecho. Haz que los jugadores estén siempre conscientes de dónde están pisando, en términos de reglas. No hay nada de malo en “arreglar” tiradas de vez en cuando, pero si los jugadores creen que sus acciones no cuentan para nada y que tú harás lo que te de la gana al final, los perderás. Finalmente, no engañes a los jugadores innecesariamente. Si tienes una trampa, está bien. Si sabes que los jugadores interpretaron mal, no dejes que vayan ciegamente hacia una muerte certera, adviérteles. Pero si crees que ésto contribuirá a darle sabor a la historia, déjalos que lo descubran por su propia cuenta, siempre puedes encontrar la manera de salvarlos.

Dungeons_&_Dragons_Miniatures_2

4. Hazlo divertido pero retador

Si los encuentros son muy difíciles o muy fáciles perderás el interés de los jugadores. Los juegos de rol NUNCA deberían ser una competencia entre el narrador y los jugadores. La idea es que los jugadores triunfen – pero que se esfuercen para lograrlo, ese es el balance perfecto. Siempre habrán ocasiones en que algún PJ muera, pero esa debería ser la excepción, no la regla. Similarmente, el juego debería estar balanceado (en términos de combate, roleo, resolución de problemas) pero también debería inclinarse un poco la balanza hacia lo que a los jugadores les gusta (no lo que le gusta al narrador). Si a tus jugadores les encanta andar por el mundo matando monstruos, dales lo que quieren. Claro, no olvides darle tu toque a cada monstruo al que se enfrenten.

5. No hagas desaparecer retos o situaciones

Si pones un acertijo que tus jugadores no pueden resolver, no te quedes ahí durante mil horas esperando  que se las arreglen. Algunas veces los jugadores ven tus mejores planes de una vez. Otras veces ignoran lo obvio. Ten siempre a mano un plan de contingencia para esas ocasiones en que no se dan cuenta, y evita traer a un PNJ que resuelva las cosas instantáneamente. Esto molesta a los jugadores. Deja que un PNJ les de las pistas y les haga las preguntas que los guíen a la respuesta.

6. Sé entusiasta

Si un narrador se aburre con su propio escenario, los jugadores también se aburrirán. ¿Cómo esperas que los jugadores disfruten lo que hacen si tú no lo disfrutas también? El entusiasmo es contagioso, propágalo.

7. Pon las reglas claras desde el principio

Ya lo hemos mencionado, pero la clave aquí es ser consistente; toma en cuenta lo que los jugadores quieren, y sigue tú las reglas también. Como dice el dicho: “lo que es bueno para el pavo es bueno para la pavita”.

8. Se incluyente

Nunca hagas una aventura en la que toda la trama gire en torno a un solo personaje a expensas de los demás. ¡Tampoco deberías narrar algo que gire en torno a un personaje que ni siquiera sea del party! Habiendo dicho esto, no hay nada de malo en tener escenarios específicos vinculados a un personaje en particular, para darles protagonismo a todos, pero siempre rotando a los PJs y dándole la oportunidad de brillar a todos (y no en el sentido de Crepúsculo).

9. Conoce a los personajes

Un buen narrador sabe qué habilidades y proezas tienen los personajes, y buscará la manera de que puedan ser usados en los escenarios que narra. Esto es particularmente cierto con las habilidades menos conocidas, porque hace que los jugadores se sientan bien y que, en futuras ocasiones, escojan personajes más diversos.

10.  Conoce a los jugadores

Necesitas saber cómo manejar tu historia, y sabiendo quiénes son los que se meten en el roleo de sus personaes y quiénes son los que gustan de lanzar dados, garantizará que sepas en qué tono jugarán. Por ejemplo, saber quién es el abogado de las reglas es te ayudará a tener alguien que te apoye cuando no sepan cómo manejar el sistema: ése será tu “apoyo legal”, acude a él cuando haya una inquietude y haz que se concentren en ayudar en vez de tirarse piedras unos a otros. Saber qué inclinación tienen tus jugadores y asignarles un rol aparte del personaje que manejan los hace partícipes del juego en una manera adicional.

11.  Usa los nombres de los personajes

Esto es mucho mejor que usar los nombres de los jugadores, aunque sea sólo para llamar su atención, porque los mantiene concentrados en su personaje, y en lo que están haciendo dentro del juego.

 Usando los nombres de tus personajes pasarás de esto…
Usando los nombres de los jugadores pasarás de esto...

Usando los nombres de los jugadores pasarás de esto…

...a esto.

…a esto.

OK, sí, son once tips, pero el título no se vería tan bien si fuese un número impar. Al final, lo importante es que se diviertan. ¡Si tienen algún tip más, no duden en compartirlo en los comentarios!
Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s